Experto en orquídeas, Rubén Velázquez, para FloraDelTrópico

Blog dedicado a la ponencia sobre Orquídeas, todo tipo de temática: cultivo, cuidados, orígenes, descubrimientos y noticias destacadas de la mano del experto Rubén Velázquez.

Anuncios

Un poquito de Historia.

Comenzamos el blog con unas notas históricas sobre este apasionante mundo de las orquídeas. No sé si sabéis que son conocidas desde tiempos inmemoriales; su belleza y sus caprichosas formas hicieron que ya, desde la antigüedad, existieran citas de su cultivo o de sus usos, pero aún hoy en día, desconocemos cuantas orquídeas silvestres hay, pues se siguen descubriendo nuevas especies, hay datos aproximados que nos enumeran unas 30.000, por lo que la historia continua escribiéndose…

En la antigüedad

Las primeras referencias que tenemos sobre las orquídeas aparecen unos cientos de años antes de Cristo, con algunos grabados chinos en los que aparecen reproducciones de alguna especie del género Cymbidium, como el C. ensifolium. Los chinos ya se deleitaban con su belleza.

cymbidium-china

Un poco más tarde, un griego discípulo de Aristóteles, Teofrasto, en el 300 a.C. en su obra “Historias sobre las plantas”, describe con precisión y nombra algunas orquídeas mediterráneas griegas del género Orchis. Precisamente el nombre de este género y el de toda la familia se lo debemos a él, pues significa testículo en griego, aludiendo a la gran semejanza que tienen los órganos de reserva o pseudobulbos subterráneos con éstos. Por cierto se podría decir sin dudar que Teofrasto es el padre de la botánica y de la ecología, fijaros si hace.

orchis_ustulata_krutbra%cc%88nnareorchis-picta

Ya en el siglo I, Dioscórides, (cirujano militar en la época del emperador Nerón), proclama las propiedades afrodisíacas de las orquídeas. Durante más de 1.500 años, esta teoría médica se mantuvo, llegandose a pensar que podía incluso intervenir en el sexo del feto, además de potenciar la virilidad.

El poder eclesiástico, cómo no, consideraba las orquídeas alimento de Satán, e incluso que las plantas brotaban del semen caído de ciertos mamíferos. Tiene bemoles, no imagino yo a los frailes comiendo verduras salidas de semen de mamiferos.

Es curioso ver como la semejanza de una planta con algún órgano humano hace pensar en las supuestas virtudes medicinales que puede tener, lo cual es del todo falso en la mayoría de los casos. Aunque no venga a cuento, se me ocurre el caso de un liquen, la Lobaria pulmonaria, con supuestos efectos beneficiosos sobre los pulmones debido a su extraordinario parecido con los lóbulos del pulmón. El pobre líquen ni curó ni sigue curando nada de eso.

Saltamos ahora al continente americano para descubrir el Mexico prehispánico en el que ya se conocían y empleaban algunas especies por su valor comercial y medicinal. Es llamativo el llamado Códice Badiano.

Códice Badiano

badianusEste códice cuyo título original era Libellus de medicinalibus indorum herbis (Libro sobre las hierbas medicinales de los pueblos indígenas) constituye la primera referencia sobre orquídeas del continente americano. Es un tratado sobre plantas medicinales de uso entre los aztecas o mexicas, en el que se describe la vainilla, (Vanilla planifolia) con la que preparaban el tlilxochitl, una poción usada en cosmética, mágica y con propiedades medicinales.

vanilla_planifolia_-_ko%cc%88hler-s_medizinal-pflanzen-278

El nacimiento de la orquideología moderna

La primera orquídea tropical introducida en Europa fue la Bletia verecunda, especie enviada en 1731, desde Las Bahamas a Inglaterra. Llegó muy deshidratada, pero al año siguiente gracias a sus pseudobulbos subterráneos, la planta consiguió florecer. Paralelamente se envían desde el SE asiático una decena de especies espectaculares que llamaron poderosamente la atención de muchos investigadores.

Así, ya en 1789, en los jardines reales de Kew, en Inglaterra, existían unas 15 especies en cultivo.

No fue hasta 1737 cuando Carolus Linneus establece las bases de la nomenclatura binomial moderna (género y especie) en su obra Genera Plantarum. Aunque realmente el padre de la orquideología moderna fue John Lindley (1795- 1865).

Es muy curioso el caso de la primera Cattleya descrita precisamente por él, demostrando el dicho de que los grandes descubrimientos muchas veces son fruto del azar; os cuento la historia:

A principios del siglo XIX, era normal que llegaran a Inglaterra envíos procedentes de los Trópicos cargados de flora exótica. Precisamente en uno de éstos cargamentos, en este caso de bananas o platanos macho, se usaron unas extrañas plantas como material de embalaje y protección, por sus fuertes y coriáceas hojas. Parte del envio llegó a William Cattley, un excelente cultivador de flora exótica, que recogió intrigado estas plantas usadas como embalaje logrando, con gran sorpresa, conseguir la primera floración en 1818. Se trataba de grandes flores de color rosa intenso. Pasó a manos de Lindley que la clasificó en su honor dándole el nombre de Cattleya labiata, por su gran labelo de color rosado que predominaba sobre el resto de las piezas florales. Podéis ver alguna Cattleya en este enlace.

Hay que tener en cuenta que éstos cultivadores de principios del siglo XIX, pertenecían normalmente a la nobleza o procedían de familias de enorme fortuna. Es por ello que lo que empezó siendo una especialidad exclusiva de botánicos, pasó a convertirse en un fenómeno social, pues cualquier rico que se preciase tenía que construir un invernadero, y conseguir las especies de orquídeas más raras y exóticas, llegando incluso a dar grandiosas fiestas con motivo de la floración de alguna especie en particular, siendo noticias de portada en la prensa de la época, se ve que la prensa rosa de la época era más culta que la actual.

Imaginaros los precios y las historias de depredación que empezaron a surgir con este fenómeno social de la alta alcurnia. Nos extenderemos un poquito más en otro post.

Gracias a tod@s por leer estas líneas.

TERCEROS EN EL “INTERNATIONAL SHANGHAI ORCHID SHOW” 2016

 

El equipo español formado esta vez por Alex Sánchez y Rubén Velázquez, fue invitado de nuevo a concursar en este certamen Internacional de orquídeas. Shanghai se está convirtiendo en un referente en este ámbito y España, tras un Bronce en 2014, repite en 2016.

International Orchid Show 2016, medalla de Bronce, España

La temática  en esta ocasión, bastante complicada para ser representada con orquídeas: “El huevo como inicio del mundo…”. Aún así nuestro equipo,  formado por Alex Sánchez y por Rubén Velázquez de Flora del Trópico, consiguió la medalla de Bronce.

Organizado por el Jardín botánico de Chenshan, enorme jardín con tres invernaderos principales, que a modo de dragones recostados, vertebran este espacio, albergando colecciones de plantas tropicales, subtropicales y desérticas envidiables.

foto-sg4

Este año los displays se ubicaron en el invernadero tropical, así que el entorno selvático estaba más que asegurado.

 

 

Tras unos días trabajando duramente y con bastante calor por fin se presentaron los displays ante los jueces internacionales, quedando terceros en el juzgamiento final.

En los días posteriores nos fuimos a  disfrutar de la maravillosa Shanghai, macrociudad llena de contrastes que os recomiendo visitar.

foto-sg6